Las tartas personalizadas en Tenerife son una de las mejores formas de sorprender a alguien por un cumpleaños o cualquier otro evento. Se trata de un postre que cuenta con un motivo que ha sido diseñado en especial para la persona a la que va dirigido. Las posibilidades son infinitas, tantas como gustos y aficiones existen. Y para lograr los diseños más exclusivos se suele utilizar un ingrediente que es prácticamente mágico: el fondant. Te hablamos de él a continuación.

Las tartas personalizadas en Tenerife no serían lo mismo sin esta pasta de azúcar que ha revolucionado la repostería creativa. Resultados espectaculares que seguramente te recuerden por su estética a la plastilina con la que juegan los niños. Nada más lejos de la realidad, ya que el fondant está compuesto básicamente de agua y azúcar, aunque el colorante alimentario no puede faltar para abrir todo un mundo de color a la hora de incluirlo en la repostería y pastelería.

Su origen hay que buscarlo en Francia, de hecho, se trata de una palabra francesa que significa 'que se funde', en alusión a su característica más reconocible cuando se degusta. Y es que un pastel decorado con fondant se va a deshacer en tu boca cuando lo pruebes, como si se fundiera. Es perfecto para los más golosos, ya que, al tratarse esencialmente de azúcar, su sabor es muy dulce.

A la hora de prepararlo, los reposteros cuentan con varias formas de hacerlo: líquido, extendido o elástico. En función del modo elegido, el resultado será mate o con brillo, pero excelente, al fin y al cabo. Su esencia es la de servir de decoración externa a todo tipo de pasteles y tartas, e incluso se puede crear sensación de profundidad con la técnica 'appliqué'.

En Panvía podrás encargar tu tarta favorita y personalizarla como más te guste. Contáctanos ya o ven a visitarnos, te esperamos.